• Mecanizados Inter2000 SLU

LA MUJER EN LA INDUSTRIA METALURGICA


El peso de la mujer en el sector del metal se estanca en el 18 % del empleo.


Esta es la triste realidad que presentaron los principales medios de comunicación generalistas y especializados a finales del año pasado.

Si la presencia de la mujer en el conjunto del mercado laboral es del 45,5%, por qué motivo en la industria metalúrgica se ve relegado al 18%?


Equipos mixtos, el futuro deseable

Según información de la agencia EFE, la mujer en los últimos diez años había aumentado su presencia en el mercado laboral pero hay sectores masculinizados como el del metal en el que se ha estancado en el 18 % del empleo sectorial, situación que lleva a esta industria a estudiar cómo atraer también el talento femenino.

Las mujeres que se dedican a actividades tradicionales de la industria siderometalúrgica son 168.300 y en la actualidad representan al 18,4 % de la plantilla total, tasa que apenas ha variado en la última década (18,8 %). según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA)


Capacitación para las nuevas tecnologías

Mas datos


El año pasado, los grupos de comunicación Vocento, Prisa y Godó crearon Wemass.


Se trata de un marketplace programático (La palabra marketplace viene de la unión de dos términos en inglés: Market, que quiere decir mercado Place, que es lugar. Siendo así, se lo puede entender como un local de compras, una especie de vitrina virtual que presenta a los clientes productos de diversas marcas o empresas) .


Recientemente se divulgaron los siguientes datos en relación a la mujer en el mercado laboral de la metalurgia , que reproducimos a continuación:


"El sector emplea en su conjunto a 914.000 personas en estas actividades de fabricación metalúrgica, cifra que asciende hasta 1,6 millones de personas si se tienen en cuenta además los empleos generados en la reparación, montaje, mantenimiento y comercio de productos metálicos y maquinaria.

Esta presencia femenina en el sector metalúrgico contrasta con la que registra en su conjunto en el mercado laboral, donde las mujeres ocupan el 45,5 % de los puestos de trabajo, tasa que ha mejorado 2 puntos en diez años.

De hecho, las mujeres han experimentado un incremento de la ocupación del 7,8 % en la última década, frente al 1,1 % de la de los hombres. La industria del metal se ha marcado como objetivos atraer a más mujeres y jóvenes hacia el sector STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), para lo que reclama la introducción de programación básica como asignatura en todas las aulas e integrar el aprendizaje digital en todos los planes de estudios.

Así figura en las propuestas que ha elaborado el sector del metal europeo, con las que, asegura, aumentará el empleo femenino en la industria tecnológica reduciendo así la brecha salarial. "Hace años, las profesiones de la industria siderometalúrgica exigían mucho esfuerzo físico", explica a Efe la patronal del sector Confemetal, ya que debían mover y trabajar piezas pesadas a base de su propia fuerza. "Antes, un calderero cogía una chapa plana y, a base de golpes, la convertía en curva. Ahora lo hace una máquina, a la que una persona da la orden apretando un botón, porque estos trabajos están mecanizados, robotizados e informatizados", según Confemetal. "Ese tipo de trabajos tan físicos prácticamente han desaparecido, pero no la imagen, y eso produce cierto rechazo entre las mujeres", asegura. La imagen del trabajador de esta industria (calderero, soldador, tornero y fresador) era la de un obrero vestido con un sucio mono azul, pero en la actualidad es la de personas que podrían ir vestidas con una impoluta camisa blanca, explica la patronal, que este año cumple 40 años.

Los puestos de trabajo de la industria del metal "están excelentemente pagados" (con un salario de entrada que supera 1.500 euros), el nivel de paro es "marginal" y el empleo es "sólido", dado que el empresario proporciona formación, por lo que trata de mantener el talento, asegura.

Con la aprobación de la Ley de Igualdad en 2007 y posteriormente este año con la de Igualdad Laboral, las empresas de más de 50 trabajadores están obligadas a elaborar y aplicar planes de igualdad con los que alcanzar la igualdad de oportunidades y evitar la discriminación laboral entre hombres y mujeres. Ya en 2018 hubo varios convenios colectivos de empresas del sector del metal que contenían declaraciones expresas de carácter general "a favor de una mayor contratación de mujeres" en los centros de producción y "prohibiendo" su discriminación en el acceso a puestos, promoción o formación, así como en materia retributiva. "


Los datos publicados se refieren a nuestro país, no siendo trasladable esta situación a otros países europeos , con mejores rátios ni por supuesto a países de iberoamérica donde los porcentajes podrían ser superiores pero las condiciones laborales francamente precarias.


Nos quedamos pues con la reflexión de proximidad y desde aquí animamos a las mujeres a formarse en especialidades metalúrgicas de tecnologías avanzadas, que pueden suponer un reto fantástico en un oficio, como se ha dicho, bastante o muy masculinizado.

Una pincelada de historia con alma


Nos gustó el articulo del diario digital La Izquierda, que Ricardo Palmadessa publicó el pasado 22 de julio.Es un flash de un momento histórico en el que la mujer tuvo una importante incorporación a la metalurgia obligada por la situación política y social. Redactado con mirada femenina y artística por su enfoque humanista lo reproducimos parcialmente como guiño al tema que hoy nos ocupa.


Revista La Izquierda

Miercoles 22 de julio de 2020

Ricardo Palmadessa


"¿Qué color tiene la Historia? La foto en colores de una obrera en una fábrica de municiones hace más de cien años, parece más real que su original en blanco y negro. Nos acerca a ser testigos de ese momento: la Primera Guerra Mundial y las mujeres reemplazando a los varones enviados al frente.

Imagen: Marina Amaral | Editorial Head of Zeus

No sabemos el nombre de la obrera británica que fabrica las municiones que los soldados van a disparar con sus cañones en el frente aliado durante la Primera Guerra Mundial. Seguramente esa mujer trabajadora nunca se imaginó que iba a terminar haciendo balas en esa planta metalúrgica que hasta hace poco se dedicaba a fabricar ollas, baldes y objetos de uso doméstico. Quizás tampoco se imaginó trabajando en una fábrica: nacida y criada en el campo no vislumbraba su futuro de manera muy diferente al presente de sus padres, arando la tierra ajena para lograr el sustento para su familia. Pero el desarrollo de la industria capitalista durante ese último siglo había significado un imán para la población campesina que soñaba con cambiar su dura y miserable vida por las promesas de progreso de la ciudad moderna, y terminaron dejando su hogar en el campo para hacinarse en las oscuras piezas de las ciudades cercanas a las fábricas.

Mujer operando con el torno

En la foto coloreada vemos a la mujer operando el torno con destreza para sacar cientos, miles de piezas, las vainas que luego se rellenarán con la pólvora que hará volar por los aires a los soldados alemanes en las trincheras, obreros igual que su marido también en el frente, todos mandados, de un lado y del otro a pelear una guerra ajena: la disputa por la supremacía en el incipiente mercado mundial imperialista, de la que ningún soldado ni sus familias saldrían beneficiados, como está a la vista más de cien años después.

Era 1915 en Inglaterra y tal vez ella no era obrera en la fábrica pero se vio obligada a hacerlo para cubrir la mano de obra masculina que había sido masivamente enviada a las trincheras y así parar la olla de su familia, ahora sin hombre que la sostenga. ....................... La foto en colores de la mujer tornera en la fábrica de municiones parece más real que su versión original monocromática, por más que sepamos que en 1915 todavía no había película fotográfica que reprodujera los colores. El ojo está acostumbrado al color. Corrijo: estamos acostumbrados al color en las imágenes. Bien entrado el siglo XXI resulta poco común ver una foto documental en blanco y negro, que parece reservado para proyectos más personales o artísticos. Es común que alguien nos comente acerca de alguna foto: Muy linda, pero ¿por qué es en blanco y negro? La proliferación de imágenes en los medios digitales y su viralización en las redes no hace sino amplificar esa apariencia de normalidad a todo color. Entonces, ver una foto de más de cien años con los colores que habrían tenido esas personas, esos objetos y esos lugares nos acerca a ser testigos de un hecho del pasado lejano. La foto no parece tan vieja en colores. La imagen de la que hablamos forma parte del libro El mundo en llamas, realizado por la artista brasileña Marina Amaral junto al historiador británico Dan Jones: una selección de 200 fotografías de entre 1914 y 1945, tomando a ambas guerras como partes de un mismo período. Las fotos coloreadas por Amaral luego de una minuciosa investigación, no dejan de ser una versión pintada de la realidad, tanto como las fotografías, en blanco y negro o en colores, siempre son versiones de la realidad. Fotografiar es dibujar con luz desde sus orígenes hasta ahora: diferenciar luces y sombras e imprimirlas en un soporte. El color es un agregado, una simulación lograda mediante filtros tanto en la película química como en el sensor digital. La joven artista brasileña hace magistralmente y de manera artesanal, no sabemos con qué técnica o software, una reconstrucción pintada de fotografías de valor histórico. Junto a su socio el historiador británico realizan una suerte de historiografía en imágenes: en lugar de preguntarse cómo y por qué sucedieron los hechos, se preguntan cómo se veían y de qué color eran. La foto de la mujer fabricando municiones es tan real que parece actual, no sólo por el impacto de los colores sino porque hoy como hace cien años son los trabajadores y las trabajadoras quienes están en la primera línea haciendo que el mundo funcione. Quizás la foto de hoy en lugar de una tornera sería de una enfermera."


Acompañamos este post con un vídeo lleno de positivismo y esperanza.


MECANIZADOS BARCELONA, TALLER DE MECANIZADO, MECANIZADO CNC, MECANIZADO DE PRECISION, DECOLETAJE, DECOLLETATGE, EMPRESA DE MECANITZAT